PARLAMENTO ENTRE CACHIDIABLO Y DON PERO PACHECO FIESTAS PATRONALES DE 1.999

discurso-cachidiablo-1999

CACHI: ¿Dónde está Pero Pacheco, el señor de esta ciudad, ese cristiano lacayo, que es tan sólo un papagayo en la batalla campal?
PERO: ¡Aquí estoy, y en hora buena!, que vengo de Hoya Morena, y ten en cuenta moro, que a mi rey yo represento, que soy español, soy noble y por tanto, no consiento, que me faltes al respeto, ni que vengas con tanto cuento.
CACHI: Alá te guarde cristiano, y a los nobles campesinos de estos campos. Mas te noto muy soberbio. Y, o me confunde el cielo, o esto, no es muy serio. A mí me suena que has menguado de tamaño, y estas más desmejorado que el pasado año. ¿No será que te han cambiado?. Me cuentan mis espías, que el otro Pero Pacheco, la voz ha perdido. Mas, a mi parecer , a Pero lo han cambiado y este no es.
PERO: Bienvenido seas sarraceno si son nobles tus deseos, que no voy a entrar en eso, porque aquí en Torre Pacheco, cada ciudadano es un Pero Pacheco.
Sabed, que hace meses que os esperamos. Nos pilláis preparados, y ya estamos impacientes por dejaros derrotados.
CACHI: ¡¡Alto Don Pero, alto!!. Ha un año que no nos vemos, y os noto muy exaltado. Os veo alto subido de tono, y eso que habéis menguado. Me gustaría, antes de entrar en liza tened con vos un poco de risa.
PERO: Mucho parloteáis Cachidiablo. Bien mostráis que sois un cristiano renegado; pero sabed que estáis en mis tierras y que, ¡cuando quiero hablo!.
Hablas de tener risas, y pareces con poca priesa.
Tu ardor te lo dan las órdenes del sultán. ¡¡Pero con aquestas manos he de coger tus raigones……. …y te los voy a de dejar que no te sirvan ni para higones!!. CACHI: Vamos a dialogar y tengamos la fiesta en paz.
Me han dicho mis espías que a vuestras mujeres cristianos, (algunas incluso con muchas canas), les creció el cuello un palmo cuando en la pasada noche y en esta plaza, se enseñaron los pingajos de tres o cuatro mengajos.
No conocíamos los moros que tenías tal desventaja, y ahora conocemos que andáis deprimíos y flojos. Lo cual no es bueno para la próxima batalla, pues es clara prueba, de que no dais la talla.
PERO: Haz de saber Sarraceno, que en este pueblo de Pacheco, andamos más bien sobraos, y , ¡¡lo que nos falta de largo lo ponemos de atravesao!!.
Y sí en eso estimas tu gloria, y no en el valor de tus hordas, has de salir de Pacheco ¡¡con el rabo entre las borlas!!.
CACHI: Desde luego, ya sabemos como entrenas a tu gente: andas “lanzando melones”, arrempujando “conejas”, echándole bemoles a un que otro “tiro de cuerda”. Te juro por Alá y Mahoma, que ayudado por los míos, cuya bravura es notoria, verás torcer en ruinas estas tus tierras famosas,verás implorar de tus soldados una piedad vergonzosa. Verás las bellas mujeres de vuestras casas Señoras, entre los brazos de la brava gente mora. Y a los pocos prisioneros, que humildes, perdón imploren, vivir en rudos trabajos y morir en negras mazmorras.
PERO: Me parece Cachidiablo que tu embajada no es noble. Y no me engañas corsario, ¡¡que vuelves por el botín que dejaste el pasado año!!.
Pero si Don Pero te agarra, te va a cortar el resuello, te va a chafar la guitarra, y va a segarte el cabello con tu misma cimitarra.
CACHI: ¿De esta suerte me respondes?, ¡¡me tratas de mala manera, miras mi faz guerrera y temeroso no te escondes!!.
Pues que sepas, que he de humillar tu valor, del que tanto blasoneas.
¡ya encontraré tu persona en el fragor del combate, y te juro por ALA, que has de quedar como el pan con tomate!
PERO: Entérate mahometano, ¡¡que mi ardor no desmaya!!. Y sabed,¡¡ que este cristiano no teme vuestras fanfarrias!!.
Y como cristiano no desisto. Pues guiados por la cruz, buscamos la eterna luz, defendiendo a Jesucristo.
CACHI: Decidles a los trinitarios que de nada les va a servir la cruz que defienden con empeño, ¡¡pues una bala de mi arcabuz romperá ese tosco leño!!.
PERO: Es inútil, el destino vuestra suerte ha señalado, y fácil se nos muestra el camino.
¡¡Nuestro triunfo es seguro, pues oponéis cañón y catapulta a un muro!!.
CACHI: No hablemos más en balde que ha de tocar la orquesta, y se está haciendo tarde.
¡¡Vete con tu Dios cristiano que en la rambla nos hemos de ver y no me va a temblar la mano!!.

Refrito de Diego A. Garcia Cobacho, con el VºBº de Don Jose Miguel Rodríguez, el mismo día del parlamento en la Plaza De los Frailes.

Fiestas Trinitario – Berberiscas de Torre Pacheco